Make your own free website on Tripod.com
Página principal


 

La fiesta del Espíritu Santo

l Espíritu Santo. ¿De qué realidad se trata? ¿Qué es, qué hace, dónde está, cómo actúa? O mejor, ¿qué no es, qué no hace, dónde no está, cómo no actúa? No lo veo, no lo oigo, no lo huelo, no lo piso, no lo toco. Si miro bien, caigo en la cuenta de que gracias a El veo, oigo, huelo, piso y toco. Los místicos lo llaman Amor, Amado. Da lo mismo. No se cansan de cantar: "¿Adónde te escondiste, / Amado, y me dejaste con gemido?" "Este gemido tiene aquí el alma dentro de sí en el corazón enamorado; porque donde hiere el amor, allí está el gemido de la herida clamando siempre en el sentimiento de la ausencia" (S. Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 1, 14). Se manifiesta huyendo. "Sólo queda en mi mano / la forma de su huida" (J. R. Jiménez). Estando en todo, el Espíritu no se parece a nada.

Creo en el Espíritu Santo, Señor y Dador de vida. ¿Es Señor el Espíritu? Es señor quien tiene dominio, señorío. Dominio es el poder que uno tiene de usar y disponer de lo suyo. ¿De qué dispone el Espíritu? De lo que es, del amor. Ama dándose, saliendo de sí mismo, creando, llenando de amor. El Espíritu es Señor, tiene señorío. Señorío es gravedad y mesura en el porte, en las acciones. El porte y las acciones del Espíritu son de señorío. Señorío se atribuye a quien tiene dignidad, elegancia, majestad, distinción. A su paso todo queda "vestido de hermosura", máxima distinción. Ser distinguido de hermosura corresponde al hombre, a la creación.

A más de Señor, el Espíritu es Dador de vida. Toda forma de existencia es manifestación suya, de su vida divina. "En el agua de espíritus serenos / y piedras en su limpia oscuridad / he escuchado en las tardes más hermosas / la tempestad" (G. Pardo García). La tempestad que toca y escucha el poeta es el Espíritu. Siente embelesado el influjo bienhechor con que da vida y fecunda.

Pentecostés es la fiesta del Espíritu cincuenta días después de la Pascua. En ella celebra el creyente su fe en el Espíritu y en sí mismo, morada del Espíritu. Fiesta de alegría y de acción de gracias por la cosecha, por la vida; por la confianza del hombre en el Espíritu, y más aún, del Espíritu en el hombre, en la creación. Crear es gesto de confianza. Del Creador en sus criaturas. Vive arrobado en ellas y de ellas. Los místicos afirman una y otra vez que el Espíritu es Amado y Amante por igual, como si viviera cantándole a la creación: "Quisiera ser orilla / de flores de ribera / por irte acompañando / por irte embelesando" (J.R.Jiménez). Pentecostés, embeleso de Dios con el hombre, del hombre con Dios.

En Pentecostés el Espíritu se posa sobre la gente como lenguas de fuego, lenguas de amor. Pentecostés es prodigio de comprensión y comunión. Se entienden hablando aun en lenguas desconocidas. Con voz de trueno, de dulzura infinita, Richard Lloyd Morgan, bajo, canta el aria del Credo de la Misa en Si Menor de J.S.Bach, dirigida por J. E. Gardiner: "Et in Spiritum Sanctum, Dominum et vivificantem". Melodía espléndida en que la adoración queda aprisionada, y la alabanza y la gratitud rompen en éxtasis las barreras del silencio. El Espíritu, lo más concreto y vaporoso a la vez, abre sin cesar caminos de comunión en el amor. Lo que el pueblo colombiano necesita para salir del pozo de violencia, codicia y egoísmo en que vive. Y por eso espera que sus "jóvenes tengan visiones y sus viejos sueños" (Hech 2, 17) que vuelvan cercana la lejanía del Espíritu en cada corazón y en cada comunidad.

P. Hernando Uribe Carvajal, ocd


Página principal